Editorial Junio 2021: Las MYPE y las compras del Estado, una estrategia para la inclusión financiera y desarrollo productivo

Sin lugar a dudas las Micro y Pequeñas empresas constituyen un estrato empresarial de suma importancia para el país, no solo porque son el 95% de las empresas, sino también por su capacidad de generación de empleo y riqueza; al 2019 representaron el 47.7% de la PEA y sus ventas equivalieron al 19.3% del PBI.

Sin embargo, como sabemos, existen diferentes factores que limitan su adecuado desarrollo y crecimiento, tales como el acceso a servicios financieros, capacidades tecnológicas, legales, asociativas, entre otras.  Por esta razón, se han desplegado diferentes políticas de fomento que pretenden insertar a ese sector en la economía nacional, promoviendo a que se constituyan como una fuente de trabajo formal y contribuyan en mayor medida al tesoro público.

En ese sentido, un elemento para promover el cumplimiento de estas metas es a través de la participación de las MYPE en las compras públicas, toda vez que este resulta ser un incentivo para su formalización e inclusión económica y productiva, pues promueven la mejora de la capacidad y la competitividad empresarial.

El Estado, a través de sus más de tres mil entidades es el principal comprador del país. Se estima que la demanda estatal superó en el 2019 los 41,000 millones de soles de acuerdo al portal CONOSCE, el cual equivale al 26% del gasto público y al 5% del PBI; sin embargo, dicha demanda en monto es cubierta por las MYPE en un 33%, y si analizamos por número de proveedores, esta participación supera el 75%.

Como observamos, existe un amplio reto para incluir a actores como las MYPE en los procesos de compras estatales, siendo el aspecto financiero uno de los obstáculos más importantes para su participación en estas oportunidades de negocio.

De esta manera FOGAPI, como parte de su estrategia para la inclusión financiera y productiva de las MYPE, resulta ser un aliado financiero para facilitar y promover el acceso de estas en los procesos de adquisiciones a través de los diferentes mecanismos de afianzamiento individual que propone.

Durante periodos de crisis y de recesión, como la que vivimos,  las contrataciones del Estado son imprescindibles para reactivar la economía nacional, siendo una importante oportunidad para beneficiar al país y las actividades empresariales, dentro de un marco de competencia transparente y competitivo.

En estos tiempos, venderle al Estado es una oportunidad para reactivar a la MYPE y FOGAPI es el aliado estratégico para lograr ese objetivo.